TENTACIONES | ALBERGUES TRANSITORIOS | HOTELES ALOJAMIENTO | SEX SHOP | EL SITIO DE LOS PLACERES DE ARGENTINA
Cramer Plaza - http://www.cramerplaza.com.ar
Osiris Inn - http://www.osirisinn.com.ar
Osiris - http://www.osirishotel.com.ar
Técnicas para la fellatio
Fuente: http://pcweb.info/tecnicas-para-la-fellatio

Intentemos bosquejar algunas técnicas básicas eficientes para la fellatio. (Ahora no me vaya a decir que no sabe en qué consiste al fellatio… uhm… cómo que no saben… bueno, yo tampoco sé mucho, pero tiene que ver con el sexo oral que una mujer suministra a un hombre, mejor dicho, a succionar el pene). El asunto clave es recordar que no existen maneras correctas o incorrectas de hacer una felación, pues todas las personas somos únicas en sentir, percibir y actuar; el quid del asunto radica en dar gusto a nuestra pareja, dependiendo del rol que estemos cumpliendo en la fellatio. Las técnicas y las posiciones no son cruciales frente a la actitud, la seguridad y las ganas con que hagan los actos de amor o de deseo.

No obstante, se recomienda no perder de vista que el sexo debe ser divertido; en el momento que deje de serlo y se vuelva algo monótono, cansino o aburrido, o bien se intenta reavivar la pasión o se buscan otros horizontes. Lo mismo se aplica a la felación. Si usted, como mujer, no ha probado hacerle sexo oral a su pareja masculina por asco o repulsión, debería cuestionarse un poco respecto a los actos de amor, a las actuaciones que se hacen por gusto y ganas, y aun sobre la limpieza o no de otras partes del cuerpo. El miembro viril es tan limpio como la boca de una persona (y no por ello son órganos muertos, es decir, que están habitados por minúsculos seres vivos y bacterias). Aunque el aseo de las zonas íntimas no está demás reiterarlo, ya que es crucial para el pleno disfrute sexual. Detesto cuando hay malos olores… y qué no decir malos sabores (aunque también debo incluir texturas poco agradables al tacto, etc.). Si usted, como mujer, no ha probado la fellatio por hábitos culturales o familiares, intente curiosear practicarlo como un acto de amor, de desprendimiento y, por qué no, de placer propio (no sabemos que vaya y termine gustándole; en últimas, de eso se trata, de disfrutar). Y si usted es el hombre y no ha sentido una felación o no le han hecho una fellatio, por los motivos que sea, sepa que las sensaciones de un contacto placentero entre unos labios, una lengua y una boca tibia sobre su pene, no tiene comparación, pues aun la misma penetración vaginal es otra cosa muy distinta.

Si ya como pareja se deciden a practicar la fellatio, pudiéramos hacer un sumario de las dos posiciones básicas para hacerla: una es la pareja masculina acostada de espaldas y relajada; otra pudiera ser, la pareja masculina de pie y usted, como mujer, inclinada o en cuclillas dándole sexo oral. Y, a partir de ahí, todas las variantes que su mente le sugiera.

Pero esto de la fellatio no tiene por qué ser un asunto ni sucio ni exclusivo de películas pornográficas. Es un acto de placer, de entrega, de confianza; además, es un arte que se pule con la práctica y parte del aprendizaje de los gustos de nuestra pareja. ¿Cómo se empieza? Besando, acariciando el cuerpo del hombre, con la intensidad y el ritmo que desee, ascendente o descendente, hasta llegar al miembro viril de su objeto de deseo, allí puede besar ligera o profundamente el pene de su hombre, acariciar con la punta de la lengua desde la base de los testículos hasta el glande (hay mujeres que prefieren insertarse el pene hasta lo profundo de sus bocas, moviendo la boca hacia adelante y hacia atrás, es cuestión de creatividad y de aguante, si bien hay que recordar que las terminaciones nerviosas más sensibles del pene se encuentran es entre el glande y el frenillo… Ah, pero como las sensaciones y el placer son básicamente mentales, vale la pena considerar la excitación que puede representar para un hombre sentir que su mujer absorbe su miembro viril con gusto y sin límites).

Una fellatio es un acto de intimidad y de entrega absoluta, pues la entrepierna de él, su zona más sensible se encuentra a disposición y bajo el cuidado de su boca… Una buena felación requiere, básicamente, de actitud y del clima emocional adecuado. ¿Y si eyacula en su boca? Será lo más natural, dadas las circunstancias, creo, es la consecuencia lógica de una estimulación ascendente en su sexualidad. "¿Qué hacer con el semen?" se preguntarán algunas: tragarlo puede ser un acto de intimidad cumbre, un acto simbólico de pasión y entrega, un gusto cultural, que se puede aprender. A muchas mujeres la sensación de latir, de pulsación del pene eyaculando, les gusta; a otras, ver cómo expulsa con fuerza el líquido vital; hay otras a quienes les repugna la posibilidad de recibir en su boca el semen de un hombre (como si no lo hubieran recibido nunca en su vagina y les gustara que rociara sus entrañas). El asunto es, dicen algunas amigas mías, que este no sabe a miel, pero tampoco es desagradable su sabor. Sería como menospreciar el sabor, sin haber probado nunca, de la leche materna. La textura puede ser semejante a la clara de un huevo crudo; su sabor puede ser un poco salado, dicho por un par de mujeres con quienes tengo confianza para preguntarles.

Alrededor del 50 % de las mujeres realizan una felación en su vida; al 30-35 % de este segmento les resulta placentero; el resto considera que puede vivir sin hacer una fellatio. Pero ¡ojo!, a la mayoría de mujeres les gusta el sexo oral hacia su hombre como complemento a una cunnilingus (sexo oral del hombre hacia la mujer) e, inclusive, a que les hagan el amor, otras prefieren ejecutarla como una maniobra progresiva de excitación sexual de su hombre para disponerlo hacia la cópula respectiva.

Lo que hagan o dejen de hacer durante una fellatio es directamente proporcional al grado de excitación de ustedes como pareja teniendo intimidad.